Si el diestro Apolo hubiera merecido
que llegase a su oído
lo canoro y suave
de este instrumento dulcemente grave,
tanta su envidia fuera
que en bandurria la lira convirtiera.

                
                     Versos de Antonio Ortiz Melgarejo del Abito de San Juan a Felipe de Casaverde